¿Y si lo que leemos tiene palabras difíciles?

Muchas veces, cuando les leemos cuentos a los chicos, nos encontramos con palabras difíciles.

Hay adultos que, como piensan que los chicos no las van a entender, las cambian mientras les están leyendo. Si el texto realmente tiene muchas palabras difíciles, a veces esto puede ayudar a que lo entiendan mejor. Pero no debería ser lo más habitual: cambiar una palabra poco conocida por una conocida no ayuda a que aprendan palabras nuevas.

Es por esto que lo mejor es leer el texto tal como está escrito.

Si mientras leemos nos vamos dando cuenta de que los chicos comienzan a aburrirse, tal vez se deba a que no entienden. Entonces, podemos invitarlos a volver a contar juntos lo que se leyó. O, mientras les vamos leyendo, pensar con ellos alguna palabra o frase que sea importante para ir comprendiendo el texto.

A veces nos llevamos sorpresas: los chicos entienden mucho más que lo que nosotros nos imaginamos. Y a veces no entienden del todo. Pero en casa, se lee para estar juntos, para disfrutar un momento, para entrar por un rato a los juegos de la imaginación que los libros nos ofrecen.

También le interesará...

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.