¡Súper!, para continuar en familia:

super-el-juevo4

Si el niño se interesa por este juego podría resultarle atrayente que los adultos lo inviten a realizar un “análisis de etiquetas” de productos alimenticios. Estas presentan información nutricional sobre el ali-mento. Aparece por un lado la energía que se obtiene al consumir el producto, expresada en kilocalorías (Kcal) y/o kilojoules (Kj). Por otro lado se detallan las cantidades de cada uno de los tipos de nutrientes presentes. Con esa información se podrían evaluar los aportes que recibiría un niño al comer este producto, y para ello habrá que tener en cuenta las notas que aparecen en el juego. Así por ejemplo, se menciona por un lado, que las proteínas, también llamadas prótidos, participan en la construcción de los huesos y músculos. Por otro, también se menciona que las fibras, también llamadas fibra alimentaria, favorecen la digestión.
Si realizan este análisis, los niños podrán convertirse en consumidores que pueden elegir sus alimentos con mejor información.

Algo más sobre los nutrientes:
Estas sustancias que son vitales para que “funcionen” los distintos organismos se pueden clasificar de diversas maneras. Por ejemplo, según las cantidades que debemos consumir se agrupan en micro y macronutrientes. Los primeros deben incorporarse en muy pequeñas porciones, del orden de los (mg) miligramos o menor en el caso de las vitaminas y del 1,5 (g) gramos, o menor en el caso de los minerales. Los segundos, que conforman el resto de los nutrientes, son necesarios en cantidades mayores, en algunos casos de cientos de gramos como en el de las proteínas. También los nutrientes se los clasifica en esenciales y no esenciales según si los organismos puedan o no producirlos. Así son esenciales los minerales, algunos de los componentes de las proteínas, las vitaminas, agua y algunos ácidos grasos.
Es importante destacar que los macronutrientes a través de la digestión son “desarmados” de tal manera que cada organismo “fabrica” con ellas sus propias biomoléculas. Por ejemplo, al comer muslo de pollo, este no pasará a formar directamente nuestros músculos, ni tampoco las proteínas que lo componen, sino que nuestro organismo las usará para armar sus proteínas.

super-el-juevo3

La importancia de las proteínas:
Las proteínas ocupan, en la composición de nuestro cuerpo, el primer lugar, alrededor del 18 % de la masa corporal. Esta cantidad se fundamenta en la importante participación de estas sustancias en la “estructura” del cuerpo, así forman músculos, cartílagos, huesos, piel y pelo. Pero existen proteínas con otras funciones, como por ejemplo, moléculas transportadoras como la hemoglobina; o con propiedades inmunológicas como la gama globulina; o que son hormonas como la insulina. También hay un grupo muy grande proteínas, las enzimas, que aceleran la velocidad de las transformaciones en nuestro metabolismo, de manera adecuada para la vida.

La importancia de los carbohidratos:
Si bien el lugar que ocupan, los carbohidratos, en la composición corporal es el tercero, constituyen los nutrientes que debemos ingerir en mayor cantidad, Esto es así porque su función principal es la de proporcionar energía. Los llamados azúcares como la sacarosa, constituyente del azúcar o la fructosa presente en la frutas, brindan energía inmediata al consumirlos. Así a una persona al sentir una debilidad momentánea, se le ofrece por ejemplo, un caramelo. En cambio cuando se necesitará cierta energía de reserva para jugar un partido de algún deporte, se recomienda la ingesta de carbohidratos complejos, los polisacáridos como el glucógeno presente en hógados, o el almidón constituyente principal de las pastas, papas y panes.

Es importante señalar que un tipo de polisacárido diferente es la celulosa presente en muchas semillas, verduras y frutas, se lo conoce comúnmente como fibra alimentaria. Su función es diferente ya que favorece los procesos digestivos y puede prevenir enfermedades del intestino.

También le interesará...

Loading Facebook Comments ...

1 Respuesta

  1. gta2803 dice:

    cuantos dias suspedieron a mi hijo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.