Fracciones: reconociendo fracciones

¿Por qué nos parece importante que avancen en el reconocimiento de las fracciones?
Usualmente al iniciar a los niños en el estudio de las expresiones fraccionarias se hace hincapié en que están formadas por dos números, el numerador y el denominador. Este tratamiento hace que los niños conciban a las fracciones como números formados por dos números naturales y no tanto como la representación de un nuevo tipo de números (los racionales).

A través de este juego se apunta a que los niños se familiaricen con las fracciones concibiéndolas como la expresión de un nuevo tipo de número. Además, a través de este juego se pretende que los niños

  • Observen que la forma del entero puede cambiar,
  • Que no hay una única manera de dividir un entero, es decir que para marcar la mitad o la cuarta parte el entero se puede dividir de diversas formas.
  • Qué para reconocer qué parte de un entero representa una fracción es posi-ble establecer relaciones con el entero pero también entre las piezas (“2 de 1/6 es lo mismo que 1/3” o “1/8 es la mitad de ¼”).
  • Se inicien en las sumas de fracciones reconociendo equivalencias entre las fracciones

¿Por qué y bajo qué condiciones el juego puede ser considerado no solo un entretenimiento sino también una herramienta efectiva y útil para aprender determinados contenidos de Matemática?

El niño que juega a Fracciones en los tres primeros niveles comenzará a establecer relaciones entre las piezas y el entero, reconociendo que ½ es la pieza más grande o qué 1/8 es la más pequeña. Muchos chicos podrán suponer que 1/8 es la más grande porque 8 es mayor que 2. Reflexionar que ½ es mayor porque con dos de estas puedo armar un entero y que en el caso de 1/8 son más chicas porque necesito 8 de estas para armar el mismo entero supone que los niños comiencen a diferenciar este nuevo campo numérico en relación con el campo de los números naturales.

A medida que avanza en el juego también podrá establecer otras relaciones entre distintas fracciones. Por ejemplo, podrá pensar que “¼ es la mitad de ½” o que “necesito dos de ¼ para formar ½”. Estas relaciones también se podrán establecer entre 1/6 y 1/3, 1/8 y ¼, 1/12 y 1/6.

Establecer estas relaciones les permitirá a los niños comenzar a realizar sumas de fracciones sin importar si el denominador es igual o no. Por ejemplo al pensar que si ya tengo ¼ y 1/8 necesito otro de 1/8 para llegar a ½.

Un adulto que acompañe al niño mientras juega podría realizar preguntas que favo-rezcan el establecimiento de estas relaciones.

También le interesará...

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.