Desafío lector, el juego en las aulas: Fluidez lectora

Dadas las habilidades que este juego potencia, se puede incluir en las aulas como una actividad lúdica en situaciones como:
Proyectos o secuencias destinadas al desarrollo de la fluidez lectora. Se trata de proyectos en que los niños leen muchos textos breves. El maestro puede presentar una amplia batería de textos para que cada uno elija uno cada día, lo lea y relea hasta considerar que lo hace adecuadamente y lo comparte luego con sus compañeros.

El juego “Desafío lector” puede incluirse al comienzo o al final de esa secuencia, como una instancia alternativa de la tarea pero también como una posibilidad de autoevaluación de los chicos (dado que el juego les brinda un puntaje).

Por ejemplo:
1. El primer día, el maestro presenta un conjunto variado de textos breves (poesías, curiosidades, anécdotas, chistes, etc.). Les indica a los niños que cada uno escoja un texto, y prepare su lectura durante unos diez minutos. Una vez concluido ese tiempo, algunos niños leen el texto que prepararon a sus compañeros.

2. Esta dinámica se reitera varias veces durante algunas semanas: cada niño escoge un texto diferente cada vez. Cada tanto o como momento de autoevaluación del trabajo realizado, el maestro les prepone jugar con “Desafío lector”.

Como resultado de este proyecto, se puede grabar a los niños leyendo, organizar una jornada en que lean para las familias o para otros chicos de la escuela o participar en la radio local con sus lecturas.

También le interesará...

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.